Romero noquea a Rockhold pero se queda sin título

Yoel Romero no pudo cumplir su meta el sábado de conseguir su añorado cetro interino del peso mediano de UFC pero no se fue con las manos vacías.

El peleador cubano se apuntó un espectacular nocaut sobre el exmonarca Luke Rockhold en el evento estelar de UFC221 en Australia y sí se ganó una pelea mandatoria por el campeonato de 185 libras que ostenta Robert Whittaker.

El cotizado exmedallista olímpico en lucha no había logrado hacer el peso requerido de 185 libras el viernes en la noche, quedándose en 188 libras y siendo inelegible para disputar el título interino que estaba en agenda. No obstante, eso solo sirvió de motivación adicional para disponer de Rockhold (16-4 con 10 sumisiones) y obtener su premio de consolación.

Romero (13-2 con 11 nocauts) hizo una pelea paciente y metódica ante el especialista en jiu-jitsu, optando por no llevar a su rival al piso con sus destrezas de lucha y sí mantener la pelea arriba, donde es harta conocida su gran pegada con la mano izquierda.

El cubano llegó a conectar 52 de sus 99 golpes lanzados, incluyendo el ‘volao de izquierda’ que encontró el rostro de Rockhold con 1:48 en el tercer asalto y que lo llevó a la lona, antes de finalizarlo con un subsiguiente ‘upper cut’.

Así las cosas, el presidente de UFC Dana White expresó a ESPN que Romero definitivamente sería el próximo retador al cetro mediano que ostenta el australiano Whittaker (19-4), quien se suponía que defendiera ante Rockhold pero una lesión lo dejó fuera de acción y Romero tuvo que reemplazarlo con solo cuatro semanas de antelación (algo que quizás lo afectó en hacer el peso) en una disputa que sería por un campeonato interno.

Precisamente, Romero había perdido ante Whittaker vía decisión el pasado mes de julio en su primer intento por el título tras haber lucido enorme por dos asaltos pero quedarse sin suficiente gasolina por los últimos tres episodios.

“Lo siento por Robert Whittaker. Dios tiene un plan y él es el próximo a vencer. El juego no se ha acabado. Va a haber una segunda parte. Y continuará…”, dijo Romero, quien se hace llamar ‘el Soldado de Dios’ y confía en que la segunda pelea con Whittaker en algún momento del 2018 será la vencida.

“Pido disculpas por no haber podido hacer el peso. Esta es la primera vez en mi carrera profesional que esto me sucede. Simplemente no pude bajar más. Rockhold es un gran atleta y un peleador espectacular, así que estoy muy feliz de haberle ganado a uno de los mejores”.

Sin embargo, una potencial revancha entre Romero y Whittaker tendrá que esperar pues el cubano salió algo lesionado de una pierna de su pleito con Rockhold. De hecho, al finalizar la pelea hizo la entrevista post-combate sentado en el octágono, tuvo que ser ayudado a caminar hasta el camerino y fue llevado al hospital sin asistir a la conferencia de prensa.

Afortunadamente, las noticias no fueron tan negativas pues su agente Ibrahim Kawa luego puso en Twitter que no hubo fractura en el hueso de la tibia como se temía.

En otros resultados notables de la velada en Australia, Curtis Blaydes (9-1 con siete nocauts) venció al veterano neozelandés Mark Hunt (13-12 con 10 nocauts) vía decisión en el pleito semiestelar de la noche, mientras que el noqueador nigeriano Israel Adesanya (12-0 con 12 nocauts) hizo su exitoso debut en UFC al disponer de Rob Wilkinson (11-2) en el segundo asalto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *