Orlando regresará al trono en la División Sureste

Desde que coquetearon con un campeonato de NBA en el 2010 y ganaron 59 juegos con un Dwight Howard saludable y enfocado, el Magic de Orlando no había reinado en la División Sureste hasta que lo volvió a hacer la pasada campaña de 2018-2019 cuando ganaron 42 partidos. De hecho, tras la partida de Howard del equipo en el 2012, el Magic había parecido estar en eterna reconstrucción.

No obstante, para la pasada temporada Orlando por fin dio pasos significativos a ser un equipo a respetar en la Conferencia Este tras llegar a playoffs y esta campaña lucen destinados a repetir como líderes de su división.

Claro, no sin un poco de competencia por parte del Heat de Miami, siempre conocido por su férrea defensa colectiva y que ete verano reclutaron al anotador Jimmy Butler a sus filas. Sin duda, esos dos tendrán una guerra sin cuartel por el cetro divisional.

Sin embargo, lo mismo no puede decirse del resto de la comparsa, llámense Hawks de Atlanta, Wizards de Washington y Hornets de Charlotte, pues son tres equipos en pleno proceso de reestructuración, que deben estar por debajo de las 33 victorias cada uno. No temo decir que, en términos competitivos, la División Sureste es la más floja de la NBA esta temporada.

Así las cosas, la competencia de esta división será solo entre dos equipos. A continuación mi previa de estos cinco quintetos.

ORLANDO MAGIC

Posible cuadro:

D.J. Augustin (6’0”- PG), Evan Fournier (6’6”- SG), Jonathan Isaac (6’10”- F), Aaron Gordon (6’10”- F), Nikola Vucevic (6’11”- C).

Principales reservas:

Markelle Fultz (6’4”- G), Terrence Ross (6’6”- G/F), Al-Farouq Aminu (6’9”- PF), Mo Bamba (7’1”- C), Michael Carter-Williams (6’7” – PG), Khem Birch (6’9”- F/C), Wesley Iwundu (6”7”- SF).

Dirigente: Steve Clifford

Perspectiva: Orlando hizo lo que tenía que hacer en el verano: retener a sus princiaples figuras que eran agentes libres (Nikola Vucevic, Terrence Ross, etc.) para asegurar la continuidad de los avances alcanzados la pasada temporada, buscar alguna ayuda adicional (Al-Farouq Aminu) y asegurarse que Markelle Fultz volviera a cancha en plenitud de salud física y emocional.

A considerar por el decente desempeño de Orlando en pretemporada, todo parece indicar que las movidas han resultado positivas y el Magic va encaminado a su mejor temporada en los pasados ocho años. El equipo se ha visto en gran condición, muchos de los jugadores principales están entrando en su mejor momento (hasta Evan Fournier viene de un gran Mundial FIBA) y los prospectos Fultz, Jonathan Isaac, Mo Bamba prometen tener un rol  más asertivo en el equipo. De hecho, Fultz se ha visto muy bien atacando el aro y jugando con confianza, algo que había desaparecido durante sus días en Filadelfia. Si puede convertirse en una bujía ofensiva constante, el Magic será aún más difícil de lidiar con él.  

En el caso de Bamba, a pesar de sus lesiones tuvo números notables como novato (6.2 puntos, 5.0 rebotes, 1.4 tapones en apenas 16.3 minutos) y en su segundo año debe verse más suelto en cancha. Su presencia en el tabloncillo junto a otros jugadores con brazos largos, como Gordon, Isaac, Aminu y Ross deben darle muchos problemas a equipos rivales.

Hay que resaltar que Orlando se ha ido transformando en un sólido equipo defensivo. ¿No me creen? Orlando finalizó entre los mejores 10 equipos de la liga en muchas categorías defensivas, incluyendo quinto lugar puntos permitidos (106.6), segundo en menos asistencias por juego permitidas (23.1), segundo en menos rebotes ofensivos permitidos por juego (9.0) y sexto lugar en menos tiradas libres permitidas (16.3).

Predicción: 47-35.

Orlando Magic vs Atlanta Hawks

HEAT DE MIAMI

Posible cuadro:

Goran Dragic (6’4”- PG), Jimmy Butler (6’7”- G/F), Justise Winslow (6’6”- G/F), Meyers Leonard (6’11”- F/C), Bam Adebayo (6’10”- C).

Principales reservas:

Dion Waiters (6’4”- SG), Kelly Olynyk (6’11”- C/F), Tyler Herro (6’5”- SG), Derick Jones Jr. (6’7”- SF), James Johnson (6’8”- F), Udonis Haslem (6’7”- F/C), KZ Okpala (6’9”- SF), Jeremiah Martin (6’2”- PG).

Dirigente: Erik Spoelstra

Perspectiva: La era post-Dwyane Wade comienza oficialmente esta temporada en Miami. Pero también inicia la era de Jimmy Butler, tras su adquisición durante en el verano para darle al Heat una superestrella en quién depender noche tras noche y en momentos claves. El alto nivel competitivo de Butler cae en Miami como anillo al dedo y contagiará a sus colegas, particularmente a Justise Winslow.

También es el inicio de la era del novato Tyler Herro, cuya llegada no ha tenido mucha fanfarria pero que debe tener un impacto inmediato por su puntería extraordinaria a larga distancia y su alto coheficiente intelectual como jugador. Y eso sin hablar del atlético pívot Bam Adebayo, a quien le entregaron la encomienda de proteger la pintura tras el canje que envió a Hassan Whiteside a Portland. Adebayo debe figurar entre los líderes en rebotes y porcentaje de campo esta temporada.

Pero lo que más llama la atención de Miami es su defensa consistente, año tras año. En la pasada campaña no fue la excepción, pues el Heat culminó con la segunda mejor defensa de la liga en lo que a permitir puntos se refiere (105.9 por juego, solo detrás del líder Indiana) y el segundo menor porcentaje de efectividad de campo permitido (44.1%, solo detrás de Milwaukee).

Los nuevos protagonistas y la siempre presente defensa colectiva deben ayudar a Miami a regresar a playoffs. Claro, habrán sus ‘dolores de crecimiento’ pues siempre toma un poco de tiempo aclimatar a tantas caras nuevas con roles de mayor envergadura. Ahí radica la leve ventaja de Orlando sobre ellos (que tienen continudad).

Claro, es indescartable una mejoría notable si logran adquirir a de alguna manera a Chris Paul durante la temporada. Veremos.

Predicción: 46-36.

Miami Heat vs. Atlanta Hawks

HAWKS DE ATLANTA

Posible cuadro:

Trae Young (6’2”- PG), Kevin Huerter (6’7”- SG), DeAndre Hunter (6’8”- F), John Collins (6’9”- F/C), Alex Len (7’1”- C).

Reservas principales:

Evan Turner (6’8”- G/F), Jabari Parker (6’8”- F), Cameron Reddish (6’9”- F/G), Bruno Fernando (6’10”- C), Damian Jones (6’11”- C), DeAndre Bembry (6’6”- G/F), Allen Crabbe (6’6”- G/F). 

Dirigente: Lloyd Pierce

Perspectiva: Cualquiera que haya visto jugar a los Falcons de Atlanta en la NFL esta temporada sabe que la defensa de los Falcons apesta más que la cola de un zorrillo. Lo mismo se puede decir de la defensa de sus correliginarios de la NBA, Hawks Atlanta, durante la pasada campaña.

A pesar de conseguir 29 victorias (no sé como), los Hawks tuvieron la ‘distinción’ de ser el peor equipo defensivo de la NBA por la clásica milla. No fueron malos. ¡Fueron malísimos!

Fueron la peor defensa en puntos permitidos por juego (119.4 puntos), el peor cediendo cortes de balón por juego (9.9), el peor en cantidad de tiradas libres permitidas (21.5 por juego) y el peor en términos de promedio de asistencias permitidas en su contra (26.9), así como el cuarto peor en lo que a permitir porcentaje de efectividad de campo (47.3%) a rivales se refiere. ¡Ni hablar de que lideraron la liga en turnovers por juego (17 por juego)!

Y eso que el dirigente Lloyd Pierce fue contratado por su capacidad para desarrollar jóvenes y su especialidad como ‘estratega defensivo’. En la fase defensiva Pierce se ponchó en tres swings corridos durante su primer turno al bate, pero sí hay que admitir que hizo una labor sólida dándole confianza a sus entonces novatos Trae Young (19.1 puntos, 8.1 asistencias) y Kevin Huerter (9.7 puntos, 38.5% en triples) y a su emergente hombre grande John Collins (19.5 puntos, 9.8 rebotes).

Para tratar de comenzar a remediar la atroz defensa colectiva, los Hawks gozaron de un día productivo en el sorteo de novatos al escoger al delantero DeAndre Hunter (que tiene un físico similar a un joven Dennis Rodman pero mete el triple y viene de ganar título de NCAA con Universidad de Virginia), al alero Cameron Reddish (que tiene brazos largos con 7’1” de envergadura y promedió 1.6 cortes de balón en la Universidad de Duke), y el pívot angoleño Bruno Fernando (10.6 rebotes, 1.9 tapones en la Universidad de Maryland). Aparte de eso, trajeron al centro taponero Damian Jones desde Golden State y ficharon de regreso al pívot ucraniano Alex Len para tratar de hacer un trabajo decente defensivo cerca del aro.

Sin embargo, no tengo esperanzas de ver una mejoría defensiva significativa a nivel defensivo en este año, aunque sí anticipo que Young y Collins pondrán mejores números ofensivos. Pero seguirá siendo otro año de desarrollo colectivo, de luz verde para cometer errores y de aprender en el proceso. Los playoffs todavía están a uno o dos años de distancia para este grupo.

Predicción: 31-51.

Atlanta Hawks vs. Washington Wizards

WIZARDS DE WASHINGTON

Posible cuadro:

Ish Smith (6’2”- PG), Brad Beal (6’4”- SG), Trow Brown (6’7”- SF), Rui Hachimura (6’8”- PF), Thomas Bryant (6’11”- C).

Reservas principales:

Moritz Wagner (6’11”- F/C), C.J. Miles (6’6”- G/F), Isaiah Thomas (5’9”- PG), Admiral Schofield (6’6”- F/G), Ian Mahinmi (6’9”- C), Davis Bertans (6’10”- F), Justin Anderson (6’6”- G/F), Isaac Bonga (6’9”- PG), *John Wall (6’2”- PG).

Dirigente: Scott Brooks

Perspectiva: Hablando de pésimos equipos defensivos, los Wizards no tienen mucho que fanfarronear ante los Hawks de Atlanta. La pasada campaña los Wizards finalizaron segundos en puntos por juego permitidos (116.9), terceros en porcentaje de efectividad de campo permitido (48%), terceros en asistencias permitidas (26.2, empate con Minnesota), terceros en rebotes por juego permitidos (47.3), segundos en rebotes ofensivos permitidos por juego (11.8) y cuartos en porcentaje de efectividad en triples permitido (37%). Y a juzgar por el personal que tienen esta temporada, no parece que eso va a mejorar mucho en ese particular.

Le van a dar la posición de centro titular a Thomas Bryant (10.5 puntos, 6.3 rebotes), que va a ayudar un poco más en la protección del aro y del rebote, pero en las otras posiciones lo que hicieron fue invertir dinero fue para mejorar la ofensiva. Trajeron vía a cambios a hombres grandes que meten el triple, como Moritz Wagner y Davis Bertans, adquirieron a los delanteros novatos Rui Hachimura y Admiral Schofield, firmaron al alero trespuntista C.J. Miles y trajeron a los armadores Ish Smith e Isaiah Thomas para subsanar en algo la partida de Tomás Satoransky y la ausencia por lesión de John Wall.

De todos me anima ver lo que pueden hacer Hachimura y Wagner con muchos minutos en cancha tras la partida de los delanteros Bobby Portis, Jabari Parker, Trevor Ariza, Jeff Green y Markieff Morris, así como el centro Dwight Howard. De hecho, ambos vienen de lucir muy bien en pretemporada y van a tener que producir en grande para que Brad Beal (25.6 puntos) no reciba dobles coberturas defensivas constantes.

Predicción:  26-56.

Washington Wizards vs. New York Knicks

HORNETS DE CHARLOTTE

Posible cuadro:

Terry Rozier (6’2”- PG), Nicolas Batum (6’8”- G/F), Miles Bridges (6’7”- SF), Marvin Williams (6’8”- F), Cody Zeller (6’11”- C).

Reservas principales:

Dwayne Bacon (6’7”- SF), Malik Monk (6’3”- PG/SG), Willy Hernangómez (6’9”- F/C), P.J. Washington (6’9”- F), Michael Kidd-Gilchrist (6’8”- SF), Devonte’ Graham (6’2”- PG), Bismack Biyombo (6’11”- C).

Dirigente: James Borrego

Perspectiva: Definitivamente, ya los Hornets tiraron la toalla en lo que respecta a ser contendientes a playoffs y han decidido reorganizar el equipo y proveer roles a sus jugadores emergentes. Desde el saque se sabe de jugadores con contrato a expirarse, como Bismack Biyombo y Michael Kidd-Gilchrist, que no regresarán en el 2020 y tendrán minutos reducidos a pesar de sus onerosos pactos. Lo mismo podría ocurrir con Marvin Williams y con el francés Nicolás Batuym, a quien le quedan dos años de contrato.

Aquí el enfoque será en desarrollar al atlético canastero de segundo año Miles Bridges y al escolta de tercer año Malik Monk, así como darle mayor protagonismo en la pintura al pívot español Willie Hernangómez y entregarle la batuta ofensiva a Terry Rozier, quien tuvo buenos momentos con los Celtics de Boston cuando fue titular mientras Kyrie Irving estuvo lastimado. La esperanza es que Rozier pueda cargar gran parte del peso ofensivo que dejó vacante Kemba Walker (25.6 puntos).

De hecho, el movimiento hacia el grupo joven es tan fuerte que no me extrañaría ver al novato delantero trespuntista P.J. Washington – que parece un Paul Millsap en ciernes – abriendo en el cuadro titular y traer a Williams del banco.

Predicción: 23-59.

Charlotte Hornets vs. Boston Celtics

¿Qué crees de estas predicciones de la División Sureste en la NBA esta temporada? ¿Gana Orlando o gana Miami? ¿Hay algún equipo aquí que creas que puede sorprender? Dejáme saber en mi página de Facebook Raúl Álzaga Deportes o en Twitter en @RaulAlzaga

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *