Miguel Baeza quiere ser la cara de UFC en Puerto Rico

Por la pasada década, cerca de una docena de peleadores de sangre puertorriqueña en UFC han declarado públicamente su afiliación a Puerto Rico, incluyendo el contendiente de 135 libras Jimmie ‘El Terror’ Rivera, el contendiente de 170 libras Lyman ‘Cyborg’ Good Rodríguez, el pegador de las 145 libras Shane ‘Hurricane’ Burgos y el excampeón de las 155 libras Anthony ‘Showtime’ Pettis.

Agregue ahora a esa lista al invicto noqueador residente en la ciudad de Miami, Miguel ‘Caramel Thunder’ Baeza (9-0 con 7 KO’s), quien enarboló la monoestrellada de Puerto Rico durante su calentamiento en el camerino y durante su salida al octágono previo a su combate del pasado sábado en las 170 libras ante el cotizado veterano Matt Brown en cartel de UFC en ESPN desde Jacksonville y dejó una grata impresión con el nocaut que propinó para ganarse el bono de $50,000 por Desempeño de la Noche.

El espigado pegador de 6’2” de estatura y extremidades largas se recuperó de una recia recta por parte de Brown en el primer asalto para venir de atrás y poner a Brown en peligro al final de ese episodio con tremendo gancho a la quijda y luego terminar de noquearlo al inicio del segundo asalto con otro fulminante gancho de izquierda.

¡Cualquier parecido con el expúgil boricua Félix ‘Tito’ Trinidad en términos de su capacidad de recuperarse de un mal inicio y de acribillar a sus oponentes con ganchos de izquierda es pura casualidad!

“Uno de mis entrenadores dice que todos los pegadores puertorriqueños tenemos buen gancho de izquierda. Creo que voy por buen camino (se ríe). Afortunadamente pude demostra eso el sábado ante un veterano como Matt Brown”, dijo Baeza en entrevista telefónica con AdiccionDeportiva.Net el lunes en la tarde.

“La realidad es que mi primer amor fue el boxeo. En términos de destrezas de combate, lo primero que aprendí fue boxeo, ya que mi tío Héctor de Jesús fue boxeador aficionado y desde pequeño me enseñaba algunas cosas. Con él aprendí lo básico de soltar las manos y pasar golpes. Además, cuando ‘Tito’ Trinidad peleaba, eso se convertía en todo un evento en mi casa. Nunca nos perdíamos una pelea de él. En mi casa también era fanáticos de otros peladores, como (Héctor) ‘Macho’ Camacho. En mi caso, también le cogí mucho cariño Miguel Cotto porque se llama igual que yo. A todos los veía pelear y me gustaba imitar sus movimientos”.

Poco después, Baeza comenzó a entrenar artes marciales mixtas a la edad de 15 años y su ascenso no ha se ha detenido desde entonces.

“Siempre quise entrenar esto, pero no tenía donde hacerlo. Una vez mi madre me llevó al gimnasio de American Top Team en Coconut Creek (cerca de 50 minutos en auto desde su residencia) pero mis padres no podían llevarme allí todos los días. American Top Team es un buen gimnasio (allí entrena una gran cantidad de peladores elite de UFC) pero era un viaje muy largo desde mi casa. Afortunadamente, al poco tiempo mi madre fue a hacer una compras en un centro commercial que queda a varias cuadras de mi casa y en ese lugar se dio cuenta que estaban abriendo una escuela de MMA. Desde entonces comencé a entrenar allí”, relató el potente pegador de 26 años de edad, quien debutó como peleador aficionado a la edad de 17 años en el 2011 y se fue 6-0 peleando sin paga hasta que saltó al profesionalismo en el 2015.

“Posteriormente, me mudé a entrenar al gimnasio MMA Masters que manejan los entrenadores Daniel Valverde y César Carneiro. Allí practico con un buen núcleo de peleadores de varias empresas de MMA y veteranos de UFC, como el brasileño Cézar ‘Mutante’ Ferreira (13-8 en 185 libras, Niko Price (14-4 en 170 libras) y Rico Farrington (7-3 en 170 libras), que viene de pelear en Contender Series. Todos traen algo diferente al plato y me ayudan a pulir mis destrezas”.

No le teme a la pelea en el piso

Si no ha visto a Baeza emplear su jiu-jitsu no es porque no tenga suficiente conocimiento al ras de la lona, sino porque prefiere ‘cocotear’ arriba e imponer su fino boxeo que tener que ir al piso.

“No es secreto que prefiero pelear arriba e intercambiar golpes, aunque soy de la escuela de Wilfredo Benítez de tratar de evitar el mayor castigo posible y repartir la mayor cantidad de golpes que pueda. Mi meta es poder hacer sentir mi pegada lo más posible y terminar mis peleas tan pronto como pueda”, sostuvo Baeza, quien tiene cuatro nocauts en el primer asalto y tres más en el segundo asaltos durante su carrera profesional.

“No obstante, también soy cinturón negro en Brazilian Jiu-Jitsu y practico lucha de escuela superior. La realidad es que hasta el momento no he tenido que utilizar mucho mis destrezas de piso en mis peleas. Estoy listo si tengo que hacerlo y voy a seguir puliendo esa faceta, pero si puedo mantener la pelea arriba, usar bien mi alcance y llegar con mis manos, esa es mi preferencia.

This image has an empty alt attribute; its file name is Miguel-Baeza-1.jpg
Miguel Baeza victorioso sobre Matt Brown en UFC on ESPN

Orgullosos de sus raíces boricuas

Baeza nació en el estado de la Florida, pero ambos padres son puertorriqueños. Eso sin contar con sus tíos, que también son una influencia grande en su vida.

Mi madre es de Yauco y vivió un tiempo en Nueva York y luego en Toa Baja. Mi padre nació en Nueva York, pero se crió toda su vida en el área oeste de Puerto Rico, en Cabo Rojo y Mayagüez. Esto antes de ambos conocerse en la Florida”, relató Baeza.

“A eso suma a mi tío, que fue fundamental en mis inicios aprendiendo los fundamentos de boxeo y mi ‘Titi’ Linda, quien fue la responsable de traerme la bandera de Puerto Rico para mi pelea del sábado por ESPN. Toda mi familia siempre me han inculcado esa raiz puertorriqueña y hasta prefieren que escoja una canción de salsa para salir a mis peleas. Nada de reggaetón. Ellos son ‘old school’ en eso”, agregó Baeza entre risas.

Lo que sí está claro para Baeza es que quiere ser la nueva cara de Puerto Rico en UFC y ser su futuro campeón en esa empresa.

“Puerto Rico ha tenido a algunos peleadores de ascendencia boricua que han sido campeones de UFC en el pasado, como Pettis, Eddie Álvarez (155 libras) y Ricco Rodríguez (peso pesado), pero yo quiero ser el primero en ganarlo en 170 y ser el primero en ir a Puerto Rico a pelear como campeón. Esa es mi meta en los próximos años. Estoy trabajando duro para eso”, dijo Baeza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *