Jimmie Rivera busca salir de su mala racha en UFC

Hace apenas un par de años atrás, el peleador de sangre puertorriqueña Jimmie Ernesto ‘El Terror’ Rivera (22-4) llevaba una impresionante ristra de 20 triunfos consecutivos en las artes marciales mixtas y se había convertido en el ‘cuco’ de las 135 libras que nadie quería enfrentar tras haber amasado campeonatos en empresas regionales como Ring of Combat, King of The Cage y CFFC.

Sin embargo, un repetino revés ante el peligroso primer contendiente Marlon Moraes en el verano del 2018, sumado a derrotas vía decisión ante el segundo contendiente Aljamain Sterling y ante el ahora nuevo campeón peso gallo Petr Yan en sus últimas cuatro salidas (le ganó a John Dodson), han colocado al aguerrido boricua en un limbo del que está ansioso de salir para volver a convertirse en un contendiente bonafide al cetro de ese peso.

Para ello el octavo clasificado Rivera tendrá una oportunidad de oro el miércoles en la noche cuando se enfrente al noveno clasificado Cody Stamann (19-2-1) en la porción estelar del cartel UFC Fight Night 172 por ESPN que inicia a las 7:00 p.m. desde Fight Island en Abu Dhabi y que será estelarizado por el pleito de contendientes de 145 libras entre el sexto clasificado Calvin Kattar (21-4) y el décimo clasificado Dan Ige (14-2). El combate de Rivera subirá a las 11:00 p.m.

He tenido una mala racha últimamente pero he aprendido de mis errores y espero demostrarlo aquí. En mi pelea con Moraes no trabajé algunas cosas que debí haber previsto. Luego con Dodson tuve un gran campamento y lucí bien. Entonces en mi pleito con Sterling tuve problemas en el corte de peso y eso me pasó factura en esa pelea. Ya luego con Petr Yan creo que tuve una buena pelea. Creo que gané todo el combate excepto como 40 segundos de el mismo cuando él me cogió con tremendo golpes al final del primer y segundo asalto y me partió la nariz”, recordó Rivera durante el podcast con Ariel Helwani.

“Eso me enseño a que no puedo descuidarme nunca, ni siquiera cuando falten 10 o 15 segundos de un asalto, y mantenerme en ataque todo el tiempo. Lo bueno fue que me rompió la nariz y UFC tuvo que pagar por la operación. Era algo que necesitaba. Tenía una condición en la que se me tapa la nariz, apenas podía respirar por la nariz y ahora estoy bien gracias a esa operación (se ríe). Y ahora con el mes que llevo de enternamiento me siento en una gran condición cardiovascular para esta pelea, a pesar de haberla aceptado solo unos días atrás”.

Jimmie Rivera junto al excampeón mundial de boxeo Miguel Cotto y junto a su tio Danny Rivera durante su visita a Puerto Rico en el 2019.

Frente a Stamann en esta pelea pautada a un peso precordado de 145 libras, Rivera tendrá a un rival que es un año más joven que el (30 años), que lo supera en estatura por dos pulgadas, pero que irónicamente tiene cuatro pulgadas menos de alcance. Ambos también son bastante activos en su ‘striking’, con Rivera conectando un promedio de 4.1 golpes por minutos y Stamman 4.5 golpes por minuto. Eso sí, Rivera tiene el mejor promedio en la historia de UFC defendiendo derribes con un 95% de efectividad frente a intentos de derribes.

Stamann, a su vez, se destaca por su lucha y por ser un peleador fogoso, que lanza bastantes jabs para trata de crear espacios y buscar un derribe. Le gusta mezclar bastante la pelea arriba y abajo.  Este tiene marca de 3-2 desde l 2018 con tres triunfos vía decisión, un empate con el invicto prospecto chino Song Yaddong y un revés vía sumisión ante Sterling.

“Stamann tiene un estilo parecido al mismo, pero yo tengo más experiencia que él. No soy solo un striker que sabe luchar, sino alguien que ha practicado lucha desde escuela intermedia y también sabe pegar. Además, llevo entrenando con gente más alta que yo durante el pasado mes, así que no tengo previsto problemas frente a él. Me gustaría ganarle por nocaut o sumisión pero realmente solo quiero tener mi mano en alto al final de la pelea”, dijo Rivera en el podcast Cageside.

Por un momento se pensó que Rivera pelearía con el cotizado veterano Frankie Edgar tras este quedarse sin rival para esta cartelera debido a que el brasileño Pedro Munhoz salió positivo a COVID-19.  No obstante, Edgar rechazó el reto lanzado por Rivera a último minuto y su pelea con Munhoz quedó repautada para UFC252 en agosto.

“Originalmente me llamaron para esta pelea de última hora con Stamann, pero también había surgido la vacante para pelear con Frankie Edgar. Sin embargo, Frankie decidió no pelear conmigo aunque me ofrecí. He entrenado con Frankie antes. Es una leyenda. Ya le gané a una (Urijah Faber) y hubiese sido interesante ganarle a otra”, confesó Rivera en el podcast de Cageside.

Pesaje de UFC Fight Night 172

Lesiones y el COVID-19 retrasaron su regreso

Para Rivera, ésta será su primera pelea en 13 meses tras su revés ante Yan. Esto debido a varios factores, incluyendo su operación en la nariz, una lesión en la nuca que lo sacó de su pleito pautado con el ecuatoriano Marlon ‘Chito’ Vera en febrero y luego el contagio de COVID-19 que sufrió durante el mes de mayo, probablemente practicando con su colega de entrenamiento, el también boricua Lyman Good (quien fue el primer peleador de UFC que oficialmente dio positivo a COVID-19 y que regresó a pelear el pasado 20 de junio).

“Al principio lo que sentí fue dolor de espalda por unos tres días. Me dio fiebre el primer día y me sentía fatigado. Hasta perdí el sentido del olfato por varios días. No obstante, para el cuarto día me sentía mucho mejor. Me obligué a pararme e ir a caminar. Llegué a caminar por hasta cinco horas diarias. Tenía que ejercitar mis pulmones”, indicó Rivera.

“Si te quedas solo acostado, tus pulmones no están ejercitándose, oxigenándose y se hará más dificil salir de esto. Poco después comencé a correr y a hacer más cardio”.

No obstante, su esposa se contagió también poco después y eso también retrasó un poco el inicio de sus entrenamientos a tiempo completo.

“Lamentablemente, a mi esposa Samantha también le dio COVID-19 poco después que a mi. Pero a ella le fue peor. Tuvo catarro seco, con fiebre varios días y mucha debilidad. Pero le dije que tenía que estar activa para que la condición de sus pulmones mejorara, así que me la llevé a caminar varias veces”, relató Rivera.

“Yo me recuperé más rápido porque soy un atleta profesional y me ejercito todo el tiempo. Ella se ejercita dos o tres veces por semana y eso le ayudó pero le tomó un poco más de trabajo. Con esto puedo inferir que si te ejercitas comúnmente y te alimentas bien, las posibilidades de que el COVID te afecte serán menores si te contagias”.

¿Quién crees que ganará esta pelea? Rivera abre las apuestas de ligero favorito (-137). Déjame saber en mi página de Facebook en La Libreta de Raúl Álzaga o en Twitter en @RaulAlzaga.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *