El nefasto historial de los Hawks de Atlanta en el Sorteo de la NBA

El que me conoce sabe que los Hawks de Atlanta es uno de los equipos que sigo con fidelidad desde 1985, durante la era de Dominique Wilkins.

Y todos estos años ha sido bastante frustrante ver cómo los Hawks han tenido una ‘habilidad brutal’ para ‘embarrarla’ en los sorteos de la NBA, año tras año y gerencia tras gerencia.

No embalde, Dominique Wilkins nunca pudo ganar un campeonato, pues rara vez tuvo ayuda en ese equipo debido a la sátrapa de gerentes generales y escuchas ineptos que han pasado por esta franquicia en lo que a evaluar talento joven se refiere.

Quizás, el actual gerente general Travis Schlenk, quien llegó en el 2017 desde la franquicia de los Warriors de Golden State, pueda ser una excepción.

Hasta el momento, sus movidas pacientes ha comenzado a dar algún resultado, aunque admito haber sido un crítico severo por el cambio que llevó a Luka Doncic a los Mavericks de Dallas por el base Trae Young en el 2018.


Y entiendo la postutra de Schlenk, quien trató de impresionar al escoger en el sorteo de 2018 a jugadores que se asemejan a los jugadores de los Warriors (Young como fascímil razonable de Stephen Curry, el escolta trespuntista Kevin Huerter como posible clon de Klay Thomspon y el delantero/centro Omari Spellman como un jugador similar a Draymond Green).

Ahora en este sorteo del 2019, Atlanta tiene seis turnos a su haber, incluyendo tres de primera ronda (8, 10 y 17) y tres de segunda ronda (35, 41 y 44) y hay cierto optimismo, pero con reservas.

¡Y no es para menos!

La realidad es que Atlanta ha sido una de las peores franquicias en la historia en lo que refire a escoger jugadores en el sorteo de la NBA. Si no existiese el resumé nefasto de los Clippers de los Ángeles, diría que Atlanta está cerca del sótano de la liga en lo que refiere a identificar talento joven y/o desarrollarlo. En buen inglés: “They really suck”.

De hecho, la mayoría de las principales estrellas de los Hawks en los pasados 40 años han sido jugadores que se adquirieron vía cambios y no a través del sorteo. Los ejemplos sobran: Dominique Wilkins en 1982, Mookie Blaylock en 1992, Steve Smith en 1994, Dikembe Mutombo en 1996 y Joe Johnson en 2005, por mencionar a algunos.

Desde 1979 son muy pocos los jugadores escogidos por Atlanta en el sorteo que han tenido un impacto positivo en el equipo. Por cada Kevin Willis, Stacey Augmon o Al Horford hay una lista interminable de ‘bacalaos’ que no tuvieron impacto alguno o que su carrera en la liga duró menos que un suspiro.

Aquí les brindo un resumen de este terrible historial.

La era de Stan Kasten (1979-1990)

Kasten hizo una gran movida al traer a Dominique Wilkins vía canje en el 1982, pero su trabajo fue horrible a la hora de rodearlo del talento necesario para ser un serio contendiente al campeonato. Aparte de escoger al base (y ahora coach) Glenn ‘Doc’ Rivers en el sorteo de 1983 y al centro/delantero Kevin Willis en el 1984, su historial en el sorteo es un veradero fiasco.

En 1985 se fue con el centro Jon Koncak (quinto turno) por encima de jugadores como Chris Mullin (7), Detlef Shrempf (8), Charles Oakley (9), Karl Malone (13) y Joe Dumars (18). ¡Ouch!


Luego en 1986, escogió al delantero Billy Thompson (19) por encima de Arvydas Sabonis (24), Mark Price (25), Dennis Rodman (27) y Nate McMillan (30). ¡Rayos!

Wilkins siempre necesitó a un gran tirador que le abriera la cancha y a un armador elite que alimentara el balón con mayor eficacia que Rivers. ¿Se imaginan a Wilkins con Willis en la línea frontal y teniendo a jugadores como Mark Price y Joe Dumars en el backcourt?

Luego en el 1987, Kasten tuvo oportunidad de escoger al fenecido Reggie Lewis (22) y se fue con un tal Dallas Comegys con el turno 21.

Antes de culminar su presidencia, Kasten trató de subsanar sus desastres en el sorteo al traer a Moses Malone como agente libre y al veterano escolta Reggie Theus en 1988 mediante cambio. Pero Theus apenas duró una temporada allí y Atlanta se quedó sin su turno de primera ronda de 1988 en el canje que se hizo con los Kings de Sacramento por sus servicios.

Por último, en el 1989 se fueron con el escolta Roy Marble con el turno 23, por encima de Vlade Divac (26), Sherman Douglas (28), Cliff Robinson (36) y Dino Radja (40). Marble apenas duró un año con los Hawks antes que lo cambiaran.

La era de Pete Babcock (1990-2004)

Babcock fue un gran gerente general en lo que a efectuar cambios se refiere, especialmente al inicio de su estadía. Traer a Mookie Blaylock desde los Nets de Nueva Jersey en 1992 por Rumeal Robinson fue un robo y estabilizó la posición de armador por una década. Luego trajo a Smith en el 1994, así como a Mutombo y a Christian Laettner en 1996 para tener uno de los mejores tres equipos de la Conferencia Este entre 1996 a 1999.

Pero también la embarró en 1994 cuando cambió a Wilkins, junto a un turno de primera ronda de 1994, por un Danny Manning que luego se fue como agente libre a Phoenix tras solo cuatro meses de servicio. Y este era un equipo que estaba jugando súper bien y que eventualmente ganó la Conferencia Este en la serie regular, solo para eliminarse ante los Pacers de Indiana en semifinales con Manning jugando por debajo del nivel al que Wilkins los tenía acostumbrado. Si había un año que Wilkins tenía opción real de ir a una final de la NBA lo fue durante ese primer año de retiro de Michael Jordan y se lo negaron.

En términos del sorteo, sus mejores aciertos fueron Augmon en el 1991, Alan Henderson en 1995 y Jason Terry en 1999. Aparte de esos, fue un asco, dejando pasar por el lado a jugadores muy sólidos, como Toni Kukoc, Robert Horry, Sam Cassell, Andrei Kirileno y Emmanuel Ginóbili. ¡Y no por falta de consejos!

Este escritor, como fanático fiel de los Hawks, le hacía llegar cada verano su lista de prospectos predilectos y le avisó de Kirilenko y Ginóbili, aunque admito que me ponché con Roshown McLeod en 1998.

El colmo fue cuando Babcock salió de un joven Pau Gasol en el 2001 por un Shareef Abdur-Rahim que ya presentaba problemas de rodillas. Eso, junto al cambio de Steve Smith a Portland por el problemático J.R. Rider y Jimmy Jackson, terminaron por sellar su destino.

Este es un resumen de los sorteo de los Hawks bajo Pete Babcock:

1990

Rumeal Robinson (10) – Dentro de lo que había fue una selección sólida tras llevar a Michigan al campeonato de la NCAA en 1989 sobre Seton Hall y Ramón Ramos en 1989. Lo HORROROSO que hizo Atlanta en este sorteo sucedió en segunda ronda. Tenían el turno 28 para comenzar la segunda ronda y se lo cambiaron a Golden State, que escogió al centro Les Jepsen. Atlanta luego escogió al delantero Trevor Wilson (36) y al escolta Steve Bardo (41) y ninguno de los dos hizo absolutamente nada. De esta forma, los muy tontos dejaron pasar a Toni Kukoc, a quien los Bulls de Chicago escogieron con el turno 29.

1991

Stacey Augmon (9) – BUEN PICK y uno de los mejores defensores de su generación hasta que fue cambiado por Dikembe Mutombo en 1996.

Anthony Avent (15) – Cambiado a Denver por el centro Blair Rassmussen (cambio sólido).

1992

Adam Keefe (10) – HORROROSO. Otras alternativas: Robert Horry (11), Anthony Peeler (15), Doug Christie (17), Latrell Sprewell (24) P.J. Brown (29).

1993

Doug Edwards (15) – TERRIBLE.  Otras alternativas: Chris Mills (22), Ervin Johnson (23) Sam Cassell (24).

1994

NO HUBO PICK – HORROROSO-  Esto fue parte del cambio de Dominique Wilkins a los Clippers de Los Ángeles por Danny Manning. Se qudaron sin Wilkiins, sin Manning y sin su turno de primera ronda.

Los Clippers escogieron al escolta Greg Minor. No hubo mucha profundidad en ese sorteo. Lo mejorcito fue el base Howard Eisley (30) y el escolta Voshon Lenard (46).

1995

Alan Henderson (15) – BUEN PICK. Aun así en unos turnos después se fueron Theo Ratliff (18) y Michael Finley (21).

1996

Priest Lauderdale (28) – HORRIBLE. No había mucho más. Lo mejorcito después de eso fue Malik Rose (44) y Shandon Anderson (54). Lauderdale solo jugó dos años en la NBA y uno con Atlanta como novato.

1997

Ed Gray (22) – HORRIBLE. Sorteo sin mucha profundidad. Lo mejorcito fue el base Bobby Jackson (23). Hubo varios jugadores escogidos en segunda ronda que luego fueron buenos refuerzos en el BSN, como Kebu Stewart y Eddie Elisma. Ed Gray solo duró dos años en Atlanta.

1998

Roshown McLeaod (20) – TERRIBLE. Otros jugadores notables que fueron escogidos después: Nazr Mohammed (29) y Rashard Lewis (32). McLeod apenas duró tres años en la NBA.

1999

Jason Terry (10)– BUEN PICK

Cal Bowdler (17) – DESASTROSO

Dion Glover (21) – DESASTROSO

Jumaine Jones (28) – Luego cambiado a Filadelfia

Este fue el año que se escogió a Andrei Kirilenko (24) y freaking Emanuel Ginóbili (57) en el sorteo. Cuando escogieron a Bowdler yo estaba furioso. ¿Quién es ese tipo?  No sé ni como duró cinco años en la NBA a pesar de baja producción. Glover había sido una estrella en Georgia Tech pero venía de una lesion de ACL en su rodilla, lo que hacía su selección muy cuestionable. Con cuatro turnos de primera ronda, Atlanta la embarró estrepitosamente en ese sorteo.


2000

DerMar Jonson (6) – DESASTROSO. Otras alternativas: Jamal Crawford (8), Desmond Mason (17), Jamaal Magliore (19) y DeShawn Stevenson (23).

2001

Pau Gasol – BUEN PICK. El problema es que luego lo cambiaron por un Shareef Abdur-Rahim que venía bajando su productividad. MALA DECISIÓN.

2002

NO PICK (Parte del cambio por Lorenzen Wright) – Wright no resultó en Atlanta y los Clippers escogieron a Chris Wilcox (8).

De haberse quedado con este turno, hubiese estado disponible Amare Stoudemire (9), Caron Butler (10), Tayshaun Prince (23) y Luis Scola (56).

2003

Boris Diaw (21) – SÓLIDO. Sin embargo, nunca supieron maxzimizar sus talentos. Posteriormente, fue parte del cambio a Phoenix junto a dos turnos de primera ronda por JOE JOHNSON en 2005. Otros jugadores notables: Carlos Delfino (25), Leandro Barbosa (28) y Josh Howatrd (29).

Era de Billy Knight (2004-2008)

Billy Knight tuvo buenos sorteos en el 2004 y en el 2007, pero sacó ‘F’ en el 2005 y el 2006. Su incapcidad de conseguir un buen armador a través del sorteo fue palpable. Será siempre conocido por el gerente que dejó pasar a Chris Paul y que dio demasiado para tratar de conseguir a Joe Johnson.

2004

Josh Childress (6)- SÓLIDO. Otras alternativas: Luol Deng (7), Andre Iguodala (9), Al Jefferson (15),

Josh Smith (16)- BUEN PICK.

Childress prometía ser un gran sexto hombre y tuvo varias temporadas sólidas hasta que en 2008 decidió abandonar el equipo como agente libre restricto y se fue a jugar en Grecia. Luego de eso nunca fue el mismo jugador cuando regresó a la NBA con Phoenix.

Smith fue un abridor que destacó por sus capcidades atléticas y defensa pero nunca desarrolló un tiro a distancia decente y era inconsistente en ofensiva. A veces ponía unos números ‘lebronescos’ y al día siguiente desaparecía.

2005

Marvin Williams (2)– MAL PICK. Otras opciones: Chris Paul (3), Deron Williams (4). Uno de los sorteos más dolorosos para Atlanta tras dejar pasar a un jugador generacional como Chris Paul. Marvin Williams nunca fue una estrella, aunque sí un sólido jugador de rol. El probllema fue escoger a un delantero cuando no hacía falta (ya tenían a Childress y a Smith) y la necesidad mayor era un armador elite. ¿Algo más que agregar?

Salim Stoudemire (31) MAL PICK. Otras opciones: Ersan Ilyasova (36), Monta Ellis (40), Lou Williams (45), Andray Blatche (49).

En segunda ronda hubo bastante talento y se fueron con un escolta de baja estatura para NBA (6’1”) que no sabía jugar de armador. Se poncharon otra vez. Sorteo devastador.


2006

Shelden Williams (5) – TERRIBLE. Otras alternativas: Brandon Roy (6), J.J. Redick (11), Rajon Rondo (21)

Williams era un centro undersized (6’9”) que no metía un coco a media o larga distancia. Nunca fue productivo y fue un turno alto de primera ronda desperdiciado. Hasta Brandon Roy con sus rodillas cuestionables produjeron más por cinco años. ¿Pero saben lo peor de este charlatán de Shelden Williams? Que cuando se divorció de la exjugadora de WNBA, Candace Parker, tuvo la osadía de pedir manutención a su exesposa a pesar de él haberse ganado varios millones en la NBA. ¡Que clase de bambalán!

2007

Al Horford (3) – BUEN PICK

Acie Law III (11) – MAL PICK. Otras alternativas: Thaddeus Young (11), Tiago Splitter (27), Marc Gasol (48)

El dominicano Horford ha sido un ‘All-Star’ en cinco ocasiones, cuatro de ellas fueron con Atlanta antes de irse hacia Boston. Law duró dos años de poca productividad en Atlanta, pero sirvió de anzuelo para traer a Jamal Crawford desde Golden State vía cambio en el 2009.

2008

NO PICK (parte del canje por Joe Johnson)

Era de Rick Sund (2008-2012)

Sund solo agregó un jugador de impacto a través del sorteo y ese fue el base Jeff Teague en el 2009. No hizo mucho más allá de eso. Para colmo, desperdició un turno de primera ronda en Kirk Hinrich en vez de darle la batuta a Teague.

2009

Jeff Teague (20) – BUEN PICK.

Finalmente, Atlanta escogió a un armador razonable. Estuvo con el equipo hasta el 2016 cuando fue cambiado a Indiana por un turno de primera ronda (que resultó ser Taurean Prince).

2010

Damian James (24)– MAL PICK. Otras alternativas: Hassan Whiteside (33), Nemanja Bjelica (35), Lance Stephenson (40) – que todos se fueron en segunda ronda.

2011

NO PICK (Parte del canje de Kirk Hinrich)

Washington escogió a Chris Singleton con el turno 17 que pertenecía a Atlanta. Los Hawks hubiese podido tener opción a escoger aquí a Tobias Harrias (18), Kenneth Faried (22), Nikola Mirotic (23), Reggie Jackson (24) o hasta Jimmy Butler (30). Cambio terrible.

Era de Danny Ferry (2012-2014)

Ferry se destacó más por sus cambios y firmas de agentes libres, trayendo al ruedo a Paul Millsap, DeMarre Carroll y Kyle Korver. Pero en sus dos sorteos no le fue muy bien que digamos. Tuvo que salir del equipo por presión luego del lío por expresiones que hizo un escucha del equipo sobre Luo Deng

2012

John Jenkins (23) – MUY POBRE SELECCIÓN. Otras alternativas: Jae Crowder (34), Draymond Green (35), Khris Middleton (39), Will Barton (40).

Danny Ferry quiso buscar un tirador de tres. Jenkins lo era, pero era bajito para la posición de escolta en la NBA y no jugaba de armador. Jenkins nunca pudo hacerse de un rol en la NBA.

2013

Lucas Nogueira (16) – MAL PICK

Dennis Schroeder (17) – SÓLIDO PICK

Atlanta quería a un flacucho griego-nigeriano de nombre Giannis Antetokounmpo, pero Milwaukee se adelantó con el turno 15. !Un turno más y Antetokounmpo pudo haber sido de los Hawks!

Shroeder fue un jugador decente hasta el 2018 cuando fue canjeado a Oklahoma City tras el equipo escoger a Trae Young en el sorteo. Nogueira nunca vistío el uniforme de Atlanta en la NBA. Si querían un centro, Rudy Gobert se fue #27. Nogueira eventualmente fue cambiado a Toronto, junto a Lou Williams por John Salmons y un turno futuro de segunda ronda (mal cambio).

Era de Mike Budenholzer (2014-2016)

Budenholzer fue una gran coach, pero en el sorteo no tuvo mucho éxito cuando le dieron la responsabilidad de presidente. Su mejor desempeño fue en su último año al mando de las decisiones en el 2016 cuando cambió a Teague por el turno que resultó ser Taurean Prince. En torno a firmas y cambios, tampoco le fue bien pues dejó ir a Al Horford como agente libre cuando trajo mediante canje al daña-química Dwight Howard. Eso selló su salida en su rol como presidente del equipo y también como dirigente.

2014

Adreian Payne (14) – DESASTROSO. Atlanta quería a Dario Saric, que se fue #12. Aún así quedaron otros buenos jugadores como Jusuf Nurkic (16), Gary Harris (19), Clint Capela (25), Kyle Anderson (30), Spencer Dinwidie (38) y Nikola Jokic (41). Payne fue luego cambiado a Minnesota por un turno futuro, que resultó ser Kevin Huerter en el sorteo de 2018.

2015

NO PICK

Querían a Devin Booker y se fue #13 a Phoenix. Hicieron un triple-canje con Washington y Nueva York. Washington terminó escogiendo a Kelly Oubre con el turno #15. Atlanta recibió a Tim Hardaway Jr. y dos turnos futuros de segunda ronda. De haberse quedado con el turno #15 tenían oportunidad de escoger a jugadores como Terry Rozier (16 – que era el que yo quería para Atlanta al no estar Booker), Bobby Portis (23), Larry Nance Jr. (27), Montrezl Harrell (32- otro que me interesaba),

2016

Taurean Prince (12) – BUEN PICK. Llegó mediante cambio por Jeff Teague con Minnesota.

DeAndre Bembry (21) – SÓLIDO PICK. Pero hubo otras alternativas, como Pascal Siakam (27), Dejounte Murray (29) y Malcolm Brogdon (36).

Prince ha sido un buen jugador para Atlanta pero ahora en el 2019 fue cambiado a Brooklyn por el turno #17 del sorteo y un turno futuro del 2020.Bembry ha comenzado a despuntar como un sólido sexto hombre viniendo del banco.

Era de Travis Schlenk (2017 – presente)

Shlenk se pegó en la lotería cuando John Collins le cayó en bandeja de plata en el 2017. Pero en el 2018 se tiró una maroma cuestionable cuando salió deLuka Doncic por Trae Young. Afortunadamente para los Hawks y para Schlenk, Young fue el segundo mejor novato de la temporada detrás de Doncic y eso hizo que el golpe fuese menos doloroso.

 Además, ha acumulado activos futuros, incluyendo el turno de primera ronda de Dallas en 2019 y potenciales futuros turnos de primera ronda de Brooklyn y de Cleveland en el 2020, así como el de Oklahoma City en 2023.

2017

John Collins (19)– EXCELENTE PICK. Otras alternativas: Jarrett Allen (22), Kyle Kuzma (27).

La realidad es que John Collins se supone que fuese un ‘Lottery Pick’ entre los primeros 14 y de alguna manera le cayó del cielo a los Hawks. Collins ahora mismo es el segundo mejor anotador de la clase de 2017 (19.5), solo detrás de Donovan Mitchell, y es el mejor rebotero de esa clase (9.8).


2018

Trae Young (5)– CAMBIO SÓLIDO. Cambiado por Luka Doncic (3) y turno de 2019 (#10 este año)

Kevin Huerter (19) – BUEN PICK

Omari Spelman (30) – SÓLIDO

Atlanta pudo haber tenido a un jugador generacional en Luka Doncic, pero Schlenk estaba enamorado de Young y se fue con él. Young se me parece un poco a Tony Parker, terminó segundo en asistencias en la NBA durante su temporada de novato y la efectivdad de su triple va en evolución. De su mejoría y desarrollo como jugador depende el cómo se evaluará este canje en cinco años.

Huerter por su parte, se va visto bien hasta el momento, tirando 39.1% en triples y luce como un clon de Kyle Korver, mientras Spellman ha jugado decente en tiempo limitado.

Todo pinta a que los tres jugadores de este sorteo serán productivos.

2019 – La historia está por escribirse…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *