Conor McGregor aprende de LeBron James de cara a UFC246

Uno de los secretos para la longevidad y productividad de LeBron James como jugador durante su carrera ha sido la gran autodisciplina que ha tenido para trabajar su cuerpo todo el año, alimentarse adecuadamente y hacer todo lo que esté a su alcance para tener una aptitud física óptima.

¡No es casualidad que lleva 17 años poniendo números impresionantes en la NBA! El talento no lo es todo.

Y uno de los que le ha tocado aprender ‘a la mala’ esa receta de éxito lo ha sido el cotizado peleador de UFC, Conor McGregor, quien luego de casi dos años de ausencia regresa al octágono este sabado 18 de enero en Las Vegas para enfrentar al peligroso Donald ‘Cowboy’ Cerrone en el evento estelar de UFC246.

“Recientemente le dije esto a Tony Robbins (cotizado motivador) porque había leido algo de LeBron James hace un tiempo atrás, quizás hace un año, en donde decía que él gastaba cerca de $1.5 millones anualmente en su salud, su nutrición, su entrenamiento, todo. Y yo no gastaba nada en eso”, reveló McGregor a ESPN el martes.

“Lo único que hacía era traer mi campamento (de peleadores y entrenadores), traer mucha gente. Ahí me di cuenta que eso no es lo único que se debe hacer. Sangraba mucho dinero en carros y relojes. Ahora invierto mi dinero en mi, en mi salud, en mi entrenamiento. Y eso me ha ayudado, Y cuando haces eso te sientes ‘afilado como navaja’ y así es que estoy ahora mismo”.

McGregor (21-4 con 18 KO’s) peleó por última vez en el 2018 cuando regresó a UFC luego de dos años de ausencia tras incursionar en el boxeo para pelear con Floyd Mayweather Jr. en el 2017 pero fue vapuleado por el invicto ruso y actual monarca ligero, Khabib Nurmagomedov. Esto dio pie a un McGregor que se perdió entre su fama y nueva fortuna y que estuvo peleando más fuera de la jaula que dentro de ella.

Sin embargo, tras salir de sus líos legales, McGregor se ha enfocado en regresar al tope de UFC, sitial donde se encontraba en el 2016 cuando era campeón de las 145 y 155 libras antes de descarrilarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *